Loading...
Aceites esencialesAromaterapia

ACEITES ESENCIALES ADAPTOGENOS

Seguramente no conoces los aceites esenciales adaptogenos por este nombre pero seguro que ya estás usando muchos en tu aromaterapia diaria.

Oleos esenciales normalizadores y antioxidantes


Adaptógenos: algunos aceites esenciales se clasifican como adaptógenos porque se sabe que tienen un efecto ‘normalizador’ sobre los procesos corporales,

Estos aceites esenciales adaptogenos son especialistas en la liberación de hormonas y el estrés, lo que significa que su acción puede ser energizante, estimulante, tónica o decreciente. También calmante o sedante, dependiendo de lo que sea. necesario.

Los aceites esenciales adaptógenos pueden ayudar a regular los niveles de la hormona del estrés, aumentar la resistencia, mejorar la respuesta inmune, regularizar la presión arterial, la frecuencia cardíaca y respiratoria, disminuir la inflamación, son profilácticos y contribuyen a la prevención y recuperación de enfermedades.

Ejemplos de aceites esenciales adaptógenos: bergamota, incienso, geranio rosa, lavanda, limón, melisa, rosa, neroli, raíz de cúrcuma, ylang-ylang.

¿Qué son los AE antioxidantes?

Los antioxidantes mantienen el equilibrio, ayudan a controlar el estrés oxidativo, ayudan a mejorar la inmunidad y mantienen el cuerpo sano.

Ejemplos de aceites esenciales antioxidantes: – Aceites esenciales cítricos, pimienta negra, jengibre, madera de ho, orégano.

Aceites esenciales para calmar la tos espasmódica: los mejores métodos de aplicación son la inhalación de vapor o un masaje en el pecho. Haga clic aquí para conocer los métodos de aplicación.

Ejemplos de aceites esenciales antitusivos y antiespasmódicos respiratorios son benjuí, ciprés, manzanilla, hinojo, fragonia, inula, lavanda, mirto (verde), manuka, mejorana.

Los aceites esenciales de Benjuí, Manzanilla R., Fragonia, Lavanda, Manuka son adecuados para niños o personas con defensas bajas. Se pueden usar en un difusor y también en una mezcla diluida de 0.5% a 1% y se aplican a las plantas de los pies.

AE coadyuvantes en la recuperación de la neumonía

La neumonía es una infección pulmonar grave y potencialmente mortal causada por bacterias, virus u hongos. La neumonía causada por bacterias y un virus se contrae a partir de gotitas en el aire que se proyectan al estornudar y toser, y la neumonía fúngica se contrae del medio ambiente, es decir, el contacto de la piel con las superficies.

Los frotamientos en el pecho y la inhalación de aceites esenciales en la fase de recuperación de la neumonía pueden ser útiles hasta 6 meses después de la enfermedad:


Aceites esemciales antiinflamatorios respiratorios y de reparación de tejidos son: Benjuí, Madera de cedro, Frankincense, y Tomillo entre otros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *